Diferencia entre cremas hidratantes y humectantes

¿Qué crema usas para tu tipo de piel?

 

¿Usas las cremas adecuadas a tu tipo de piel y estación del año?

El agua desempeña un papel fundamental para garantizar que la piel se mantenga sana, suave y radiante, por lo que es lógico que cada sección del cuidado de la piel esté repleta de productos que prometen hidratar e hidratar la piel. Pero lo que muchos de nosotr@s no nos damos cuenta es que, aunque a menudo se usan indistintamente, la hidratación y la humectación no son exactamente lo mismo. Si bien ambos son fundamentales para proporcionar a la piel la nutrición que tanto necesita, conocer la diferencia te ayudará a tomar la mejor decisión a la hora de abordar las necesidades específicas de su piel.

Existen gran cantidad de cremas para los distintos tipos de pieles

Diferencia entre hidratación e humectación

Tanto los humectantes como los hidratantes abordan la importancia de asegurarse de que la piel reciba toda el agua que necesita para luchar contra la sequedad y la deshidratación, los signos prematuros de envejecimiento y el daño ambiental. La diferencia, sin embargo, radica principalmente en la forma en que logran estos resultados.

La hidratación se refiere al contenido de agua dentro de las células que las lleva a hincharse, estar rellenas y flexibles, reflejando así la luz. Si el agua sale de las células y éstas se deshidratan, pueden arrugarse, lo que provoca una piel sin brillo. Esto significa que cuando se utiliza un hidratante tópico, se infiltra agua en las células y se mejora la capacidad de la piel para absorber la humedad y los nutrientes.


Por otro lado, la humectación consiste en atrapar y sellar la humedad para construir la barrera protectora de la piel, evitar la pérdida de agua y mantener la piel suave y lisa.

¿Crema humectante o hidratante?

¿Cómo saber si necesita un hidratante, un humectante o ambos?

Si tu piel tiende a estar seca, deberías usar simplemente un humectante para restaurar su aspecto y brillo juvenil. También puede ocurrir que la piel no esté seca sino deshidratada. Si te ocurre esto necesitas un hidratante para ayudar a tu piel.

Para saber si su piel está seca o deshidratada, es importante tomar nota de su estado. La piel tiene una barrera lipídica natural que se protege a sí misma de los daños y la pérdida de agua. Si eres propens@ a tener una piel seca y escamosa, es un signo revelador de que no está produciendo suficientes células lipídicas para formar una barrera protectora, lo que hace que no pueda retener la humedad. Y ahí es donde entran los humectantes.

 

 

El trabajo del humectante es reducir la cantidad de agua que se evapora de la piel para minimizar la pérdida de agua transepidérmica. Bloquean y sellan la humedad. La humectación es particularmente útil para la piel que está seca y que se está pelando o descamando.

Mientras tanto, si tienes una tez opaca y sin brillo con líneas finas y arrugas cada vez más notorias, tu piel puede estar luchando contra la deshidratación. "Piel deshidratada" significa que las células están secas y sin agua. Cuando esto sucede, no están rellenas y voluminosas y aparecen arrugadas colectivamente. La gente puede tener la piel hidratada pero seca o la piel deshidratada pero humectada. Lo ideal es que queramos células hidratadas, hinchadas y llenas de vitalidad que tengan la humedad tópica dentro de ellas.

¿Cómo elegir la crema adecuada?

¿Cómo elegir el hidratante o la crema humectante adecuados?

Beber mucha agua sigue siendo la forma más fácil de hidratar la piel, pero los que tienen la piel deshidratada pueden querer complementarla con un hidratante tópico que se adhiere y atrae el agua a las células. Los humectantes naturales permiten que la piel mejore su capacidad de hidratarse a sí misma con el tiempo, así que busca productos que contengan ácido hialurónico, aloe, miel, alfahidroxiácidos y extractos marinos. Los humectantes sintéticos como la glicerina, la urea y el glicol de propileno son algunos de los ingredientes a los que debes prestar atención.

Los ingredientes hidratantes son generalmente apropiados para todo tipo de piel. Son solubles en agua, no obstruyen los poros y deben estar desprovistos de alcoholes para que no se resequen activamente o irriten la superficie de la piel.

 

 

En cuanto a los humectantes, hay una amplia variedad de opciones en términos de fórmula e ingredientes. Los humectantes pueden ser más ligeros o más pesados y estar formulados para diferentes estaciones y diferentes tipos de piel. Los meses cálidos y sudorosos de primavera y verano pueden requerir un gel ligero o una loción ligera, mientras que el clima seco, frío y ventoso de otoño/invierno puede requerir productos más pesados con ceramidas, aceites (coco, almendra), mantecas (karité o cacao) o dimeticona. Estos ingredientes son conocidos no sólo por sus efectos hidratantes y nutritivos, sino también por su capacidad para contrarrestar los signos de envejecimiento y los daños causados por los radicales libres.

Para la piel propensa al acné, un hidratante ligero y sin aceite funciona mejor, generalmente en forma de loción. Estas tienen menos aceite y más contenido de agua. Para la piel mixta, una loción o crema funcionará bien, mientras que un suero o un emoliente más

Para obtener mejores resultados, los hidratantes y humectantes deben aplicarse por la mañana (antes del protector solar) y por la noche. Puedes aplicar lociones o cremas hidratantes después de aplicar tu hidratante para que no se pele.

Seguramente estos artículos también serán de tu interés:

10 Consejos para una piel más saludable 

10 Consejos para una piel más saludable 

14 Consejos para cuidar nuestra piel en invierno

14 Consejos para cuidar nuestra piel en invierno



¿Ya estabas familiarizad@ con este tipo de cremas?. Cuéntanos tu experiencia en nuestro FacebookPinterest o Instagram

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados